Demanda de paternidad: Reclamación y reconocimiento

El reconocimiento de paternidad trae consigo, en ocasiones, pruebas biológicas y diferentes encuentros legales entre las partes. Cuando el padre no reconoce legalmente a sus descendientes se comienza un procedimiento judicial.

A continuación indagamos más sobre este hecho:

Demanda de paternidad

Proceso en una demanda de paternidad

El hijo puede llevar a cabo la demanda de paternidad durante toda su vida, pero cuándo este es menor debe hacerse mediante un representante legal, por ejemplo, su madre. Para admitir el recurso en los tribunales es necesario un «principio de prueba» que acredite la existencia de una relación entre los padres biológicos. En la actualidad la prueba de ADN es el reconocimiento más solicitado para estos casos.

Se puede solicitar la prueba de paternidad:

  • Presunto padre, hijo-a y madre.
  • Presunto padre, hijo-a sin analizar a la madre.
  • Posteriormente a la muerte del presunto padre (Diagnóstico Postmorten).
  • Abuelos paternos, hijo-a y madre.
  • Antes del nacimiento del hijo-a (Diagnóstico prenatal).

Por otro lado debemos tener en cuenta la presunción de paternidad, en la que se consideran hijos del padre cuándo el nacimiento tuvo lugar en el matrimonio de la pareja. Si el hijo nace en los 180 días siguientes al matrimonio, el hombre puede destruir la presunción de paternidad, siempre y cuándo no la hubiese reconocido anteriormente.

Impugnación de paternidad

El presunto padre puede impugnar la paternidad en el plazo de un año desde que se realizó la inscripción de la filiación en el Registro Civil. Si el hombre desconoce que se ha inscrito al hijo como tal, el año contará desde que tiene conocimiento de dicho hecho.

Y si éste muriese antes de finalizar el plazo, pasará la acción al heredero del mismo.

Prueba biológica de paternidad

La identificación genética tiene como finalidad identificar a las personas gracias a elementos biológicos como la sangre, saliva, raíces de cabello, semen, piezas dentales u otros tejidos corporales diversos.

El art. 767. 4 de la LEC recoge la posibilidad de que una de las partes se niege a someterse a esta prueba biológica:

«La negativa injustificada a someterse a la prueba biológica de paternidad o maternidad permitirá al tribunal declarar la filiación reclamada, siempre que existan otros indicios de la paternidad o maternidad y la prueba de ésta no se haya obtenido por otros medios».

En Gonzalo Pueyo Abogados de Familia estamos especializados en la rama de derecho familiar. Nuestros profesionales le guiarán en todo el proceso de demanda de paternidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website

*