Descubre todo sobre el divorcio colaborativo

En un divorcio colaborativo las partes negocian por sí mismas con el apoyo de los abogados, cada abogado defiende los intereses de su cliente, pero desde una posición que no desea causar daño al otro sino ayudar a encontrar soluciones que satisfagan a todas las partes. Para garantizar que todo vaya bien y de llegar a una solución de consenso, las partes y sus equipos, acuerdan renunciar a la vía judicial.

Los abogados y las partes se comprometen a negociar de buena fe, compartiendo la información y trabajando para llegar a acuerdos comunes. A tal efecto se pacta el marco de negociación y del proceso, en aspectos como el ritmo de las partes, cómo y cuándo se harán las reuniones, la disposición de la información y, si es necesario, la participación de otros profesionales como mediadores, economistas o coachs que ayuden a aportar soluciones para llegar a un acuerdo.

Todos estos profesionales también deben estar comprometidos a ayudar a los cónyuges que están divorciándose encontrar amistosas e cooperativas soluciones. Deben ser neutrales profesionales en sus respectivos campos. Cónyuges que se divorcian deben pensar en ellos como recursos de conocimiento que son capaces de ofrecer una visión única o explicar cuestiones complejas.

Al final del proceso se redacta el convenio o acuerdo entre las partes y se procede a tramitar y hacer efectivo el divorcio.

¿Cuáles son los beneficios del  divorcio colaborativo?

  • Promueve el Intercambio de Información: todos los participantes están de acuerdo el intercambio abierto y honesto de información precisa y documentos necesarios. Ninguno de las partes se aprovecha de los errores de cálculo o errores involuntarios del otro.
  • Custodia: están de acuerdo en no involucrar a sus hijos en las disputas, en hablar respetuosamente en presencia de sus hijos. Los esposos negocian y acuerdan decisiones de custodia y pensiones.
  • Expertos conjuntos: los cónyuges eligen conjuntamente y emplean los servicios de cualquier  perito, psicólogos, profesionales de salud mental, u otro consultor cuyos servicios sean necesarios, en lugar de contratar  cada uno su propio experto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website

*