Las causas de extinción de la tutela

Al tutor también se le puede retribuir mediante una remuneración, en un porcentaje comprendido entre el 4 y el 20% del rendimiento de los bienes del menor.

Antes del comienzo de la tutela, todo tutor está obligado a la realización de un inventario de los bienes que integran el patrimonio del tutelado, y si se extingue el régimen, se debe rendir cuentas de aquellas operaciones realizadas en su patrimonio. La tutela puede extinguirse por la aparición de alguna de las siguientes causas:

  • Cuando el menor alcanza la mayoría de edad.
  • Cuando adquiere el beneficio de la mayor edad.
  • Cuando el que era titular de la patria potestad, la recupera.
  • Por fallecimiento.

En el caso de que el tutor no realice de forma correcta las funciones que le han sido encomendadas, podrá ser destituido por un juez de oficio o mediante el Ministerio Fiscal o de cualquier otra persona interesada. Para estos casos y hasta que se nombre un tutor nuevo, se elegirá un defensor judicial que protegerá los intereses del menor o del incapaz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website

*