Sustracción de menores

La sustracción de menores es un delito que está penado por la ley si no se cumplen los aspectos judiciales marcados entre los progenitores. Sin embargo, ¿sabes cuándo puede considerarse una sustracción? En este post te lo contamos.

Se considera sustracción cuando un menor de edad es retenido o trasladado por uno de sus progenitores sin el consentimiento del otro. Si esto es realizado por alguien que no es su padre o madre, sería un delito diferente al de delito por sustracción de menores.

Este acto, por lo tanto, es una violación de la ley. Según el artículo 225 bis 1 del código penal, la ley castiga “al progenitor que sin causa justificada para ello sustrajere a su hijo menor”.  Estos castigos son penas de dos a cuatro años con prisión en el caso de sustracción y, también, la inhabilitación del derecho parental con penas de hasta cuatro y diez años. Esta sustracción puede ser realizada de dos maneras:

  1. El menor es trasladado de su lugar de residencia sin consentimiento del otro progenitor
  2. El menor es retenido en un lugar determinado, incumpliendo el deber establecido impuesto de forma judicial o administrativa

Recuerda que, si necesitas ayuda con este tema o en cualquier aspecto legal, en Gonzalo Pueyo Abogados de Familia estamos dispuestos a ayudarte en todo lo que necesites. No dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website

*